No te vayas...

Quédate un rato más
solo hasta que el sol
bese con dulzura
el azul del horizonte
y el ruiseñor entone
un canto nuevo

Quédate
y hazle compañía
a esta soledad prestada
que no se muda
que no se aflige

Quédate junto este cuerpo frío
dale tu calor y vida
tócalo como a una sinfonía
regálale una fantasía

Pero si no se puede
déjame tus labios
devuelve los gemidos robados
y pasemos a la siguiente escena

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal