NYC

Tengo una hora de tranquilidad y soledad por fin. No puedo decir que estar sola no es algo que extraño, la gran manzana es algo a lo que me podría acostumbrar a base de fuerza y ninguna otra opción, pero mis sueños de ser una pura newyorkina desaparecern mientras más tiempo frecuento este sitio.

Fascinante sin duda alguna es una palabra que puede describirlo, no creo que nadie pueda escapar o ignorar la magia que sucede en estas calles. La pluralidad culturar siendo lo primero que hace a uno sentirse en casa y en ningún lugar en absoluto.

Los colores, los sonidos, los edificios, las flores, el comercio, la moda, son solo alguna de las cosas que hacen de esta ciudad la capital del mundo. Obtienes lo que quieres si tienes el dinero para pagarlo y las vías del tren o un autobus te pueden llevar al destino mas remoto y diferente dentro de las fronteras de un país tan grande y tan diverso.

Un lugar inspirador sin duda alguna, pero en mi caso para ser explorado y saboreado lentamente, por porciones. Puesto que su realiad gris puede ser también inspiradora y a la vez desalentadora, entre tanta diversidad existe el miedo disfrazado de arrogancia que caracteriza a los habitantes de esta metropolis, la indiferencia hacia sus semejantes parte el alma de cualquiera que como yo esté acostumbrado a la conversación, preocupación y curiosidad de sus compatriotas.

Pero aqui siempre puedes encontrar EL SITIO… aquel lugar en el que te sientes totalmente solo y en paz contigo mismo, auqnue sea un parquet lleno de niños, el café en una esquina muy concurrida o los escalones del eficio en el que vives, siempre existe ese lugar que es tan tuyo que no concibes en él la existencia de nadie más. Quien vive en este sitio o lo ha frecuentado sabe perfectamente a lo que me refiero.

La fórmula infalible es la siguiente: Cada vez que te ocurra algo indeseable, que te enfer­mes, que te ocurra un accidente, que te roben, que te ofendan, que te molesten ... o que TU seas la causa de algún mal hacia otro o hacia ti mismo ... si eres afligido por un defecto físico, o moral, o de carácter; si te desagrada alguien, si lo detestas, o si amas demasiado y sufres por esto; si te torturan los celos; si te enamoras de alguien que pertenezca a otro; si eres víctima de una injusticia, o eres víctima del dominio de otro. (La lista es interminable, de manera que suple tú la condición que te esté afectando). Conoce la Verdad.

Así Jesucristo, el más grande de todos los Maestros de Metafísica, dijo "Conoced la Verdad y ella os hará libres" (*). La Verdad, la ley su­prema es La Armonía Perfecta, la belleza, la bondad, la justicia, la libertad, la salud (Vida), inteligencia, sabiduría, amor, dicha. Todo lo opuesto es apariencia. Es contrario a la ley suprema de la Armonía Perfecta luego es mentira porque es contrario a la Verdad.

Tu "YO" superior es perfecto. En este mo­mento y siempre ha sido perfecto. No puede en­fermarse porque es VIDA. No puede morir por la misma razón. No puede envejecer. No puede sufrir. No puede temer. No puede pecar. No tiene que luchar. No puede cambiar jamás. Es bello. Es amor, inteligencia, sabiduría, dicha. Esa es la Verdad. Es tu Verdad, la mía, la de todos los seres humanos, ahora mismo.

No es que el ser humano sea Dios. Así como una gota de agua de mar no es el mar. Pero contiene todo lo que forma y contiene el mar, en un grado infinitesimal; y para un átomo, esa gota de agua es un mar.

Cualquiera cosa que estés manifestando; que te esté ocurriendo contraria a La Armonía Per­fecta, o que tú misma estés haciendo o sufriendo contraria a la Armonía Perfecta, se debe a una creencia errada que tú creaste, ya lo sabes, y que por reflejo estás lanzando hacia afuera y atrayendo su igual del exterior. No tiene nada que ver con tu YO superior. Este continúa per­fecto. Sus condiciones y su situación son perfectas.

Ahora, en cada una de las circunstancias enumeradas más arriba, debes recordar lo que te acabo de decir, primeramente, y luego decir mentalmente o en voz alta, como quieras. "No lo acepto".

Conny Mendez
Fragmento de El librito Azul

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal