Que de amor nadie se ha muerto escuché en una canción; qué gran alivio sentí al escuchar esta afirmación.

Ja! Hasta en rima quedó sin que fuera mi intención. Parece que el corazón dolido se expresa mejor a través de la poesía.

Sigo pensando en que de amor nadie se ha muero y quiero entender que no seré la primera, pero no puedo evitar preguntarme...¿y si soy yo?

De amor nadie se muere, pero aquí estoy a punto de desfallecer, sin rumbo, sin razón...No sé si nadie ha muerto, pero los sentidos sí que mueren. A estas alturas perdí el olfato y el gusto; si veo alguna silueta siempre parece la suya y en cualquier sonido escucho su voz. Del tacto ni hablar, solo percibo la particularidad de su piel.

Sin embargo, nadie se muere de amor; insisto en preguntar quien fue el genio a quien se le ocurrió tan brillante idea, pues al convencer la razón el resto se vuelve fácil, o por lo menos no tan difícil.

Nadie se muere de amor y pienso en Romeo y Julieta. ¿Ellos murieron de amor? (La verdad no, eso fue pura estupidez, falta de comunicación y una dosis enorme de impulsividad).

Nadie se muere de amor...pero yo daría mi vida por el tuyo.

Y después de mucho pensarlo, finalmente lo entiendo, es cierto, nadie se muere de amor...la gente muere de Desamor.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal