Sereno.

De espaldas al regimiento que tras la danza de la Clara Luz de la Luna iría a enfrentar a las hordas representantes de la superioridad de los humanos, acariciando una inmensa y de verde intenso hoja, escuchaba la canción que entonaban dos jóvenes árboles en medio de los acordes del viento. . .

“Dime si me vas a querer
soy hombre de poco hablar, Consuelo
no tengo na que ofrecer
un conuco, un gallo y un lucero

Y la luz de la mañana
que entra por mi ventana, cielo
y los ríos y la montaña
y el viento que peina tu pelo
yo quisiera ofrecerte el mundo y no puedo

Ná me tienes que ofrecer
tu mirada es lo único que quiero
dormiremos cuando el día
se acueste encima del potrero

Y los grillos harán su canto
entre hierba y pasto soñaremos
y de tanto amor tu cuerpo
hará de mi vientre lo que espero
un retrato de tu cariño, te quiero”1

Un joven arquero, al verlo inmóvil por tantas horas, y preocupado por ver las luces del alba sin que el capitán haya dormido nada, se le acerco y le pregunto:

- Le pasa algo señor?

- Repiten las canciones que se susurran los enamorados, cuando las jóvenes bajan a recoger agua al río, confiados en que el viento las pondrá en los oídos de sus otras partes. – Datrebil al saber que Aicneconi, no entendería, pero si comprendería fue pronto al agregar – escuchaba la razón por la que debemos ir a luchar…

- No entiendo señor – y al ver que su capitán caminaba hacia el con lagrimas en los ojos agrego tímidamente – y por que llora?

- Por que soy feliz.- no hubo que agregar más, sabia que el valiente guerrero había comprendido, pero no imaginaba que se había iluminado.


Alguien .


1) Cancion Amor de conuco de Juan Luis Guerra

4 Comments:

  1. Avalon's Butterfly said...
    AAAAh, la iluminacion y el amor... Siempre de la mano.

    Yo creo que esto se me hace conocido
    Clara Luna said...
    La puerta que se nos abre, la puerta que nos invita a entrar, esa misma que nuestro corazon anhela ver abrirse, esa misma que durante muchos años anhelamos tocar, es esa que cuando se abre nos llena de plena felicidad. El amor es el motivo de todos nuestros esfuerzos, de nuestra espera, de la felicidad, de la alegria. y por supuesto cambia el color de las cosas, nos ilumina, nos infla de un inmenso furor que devora hasta el mas grande de nuestros defectos y nos conduce a la accion, a la entrega, a la negacion de uno mismo para darse sin condiciones, sin divagaciones, sin duda, sin temor. eso solo lo puede hacer El Amor.
    Yeli said...
    "escuchaba la canción que entonaban dos jóvenes árboles en medio de los acordes del viento"...

    Hermoso!!!!

    Pasé a saludar y he disfrutado de tus escritos.
    Saludos afectuosos!
    Yeli
    Convencion IGA RD 2012 said...
    III convención gnóstica de Centroamérica y el caribe 2012 República Dominicana. Mas información en: www.convenciongnostica2012.blogspot.com

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal