Sereno.

De espaldas al regimiento que tras la danza de la Clara Luz de la Luna iría a enfrentar a las hordas representantes de la superioridad de los humanos, acariciando una inmensa y de verde intenso hoja, escuchaba la canción que entonaban dos jóvenes árboles en medio de los acordes del viento. . .

“Dime si me vas a querer
soy hombre de poco hablar, Consuelo
no tengo na que ofrecer
un conuco, un gallo y un lucero

Y la luz de la mañana
que entra por mi ventana, cielo
y los ríos y la montaña
y el viento que peina tu pelo
yo quisiera ofrecerte el mundo y no puedo

Ná me tienes que ofrecer
tu mirada es lo único que quiero
dormiremos cuando el día
se acueste encima del potrero

Y los grillos harán su canto
entre hierba y pasto soñaremos
y de tanto amor tu cuerpo
hará de mi vientre lo que espero
un retrato de tu cariño, te quiero”1

Un joven arquero, al verlo inmóvil por tantas horas, y preocupado por ver las luces del alba sin que el capitán haya dormido nada, se le acerco y le pregunto:

- Le pasa algo señor?

- Repiten las canciones que se susurran los enamorados, cuando las jóvenes bajan a recoger agua al río, confiados en que el viento las pondrá en los oídos de sus otras partes. – Datrebil al saber que Aicneconi, no entendería, pero si comprendería fue pronto al agregar – escuchaba la razón por la que debemos ir a luchar…

- No entiendo señor – y al ver que su capitán caminaba hacia el con lagrimas en los ojos agrego tímidamente – y por que llora?

- Por que soy feliz.- no hubo que agregar más, sabia que el valiente guerrero había comprendido, pero no imaginaba que se había iluminado.


Alguien .


1) Cancion Amor de conuco de Juan Luis Guerra

Not enough

It's not enough, just a touch
I need a littler more
I need to have you near by
y escucharte decir que me quieres
y quererte con todas mis fuerzas
con mi corazón y alma
con mi cuerpo cerca de tu pecho
sintiendo tus latidos acelerarse
you are the one I been waiting
my personal messiahs
the one that will redeem me for my sins
you are my harvest
and this is your time

Quédate un rato más
solo hasta que el sol
bese con dulzura
el azul del horizonte
y el ruiseñor entone
un canto nuevo

Quédate
y hazle compañía
a esta soledad prestada
que no se muda
que no se aflige

Quédate junto este cuerpo frío
dale tu calor y vida
tócalo como a una sinfonía
regálale una fantasía

Pero si no se puede
déjame tus labios
devuelve los gemidos robados
y pasemos a la siguiente escena

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal