II

Nunca sabré si mi llegada a su vida fue una bendición o una maldición…pero como dice Coelho, cuando perdemos a alguien amado, preferimos pensar que era mejor así.

Así mismo me siento incapaz de comprender el porqué de mi sueño y de su premonición, todo en la que en algún momento creí, perdió todo sentido posible.

No hay palabras suficientes para expresar mi agradecimiento a Dios por haber permitido que llegara a mi vida. Su presencia fue un halo de luz en medio de la oscuridad, me llenó de alegría, de buenos momentos, de conversaciones profundas y de otras menos profundas; me encantó sentirme parte importante de su ser, tanto en lo sentimental como en lo pasional.

Su beso, su abrazo, su caricia, su palabra, su cariño, su desorden existencial, su eterno deseo de “más”…como olvidarlo.

Danza a la Clara Luz de las gotas violeta:

..No querer dormir, por el simple hecho de aun poder recibir pequeños chispazos del recuerdo de su rostro sonriente. Y a escasos milímetros del suelo, andar toda la casa, por sentir que a cada paso te acercas a esa belleza. Y suspenderte de los marcos de las puertas, aspirando, con los ojos cerrados, en busca de su fragancia, mágica esencia.
Y comprobar como su recuerdo se hace en ti, desde la planta de los pies, columna, hombros, cuello y cabeza, milagro perfecto sobre la vida, que es bella.

Alguien.

Claro que duele verte esperando, plantado, una hora y media por las personas que tu aprecias y quieres y que te dicen sentir lo mismo por ti. Claro que te dan ganas de olvidar todo lo aprendido y entregarte en una marea de furia e ira y mandar todo a la mierda. Pero no se crean los demonios rojos, que por una falta impulsada por ellos mismos, voy a olvidar todas las veces que esas mismas personas han estado a mi lado incondicionalmente entregándome lo mejor de si, lo importante es comprender y crecer y se que me quieren y que por cosas pasajeras no se debe perder lo duradero. Ahora, no se puede negar que si las cosas pasan es por tener una causa, y quizás lo que creo que es importante para todos, solo lo es para mi, en ese caso hace falta honestidad y es lo que voy a buscar por encima de cualquier legión.

Aylan.


No importa cuan rápida sea la corriente del rio, las piedrecillas siempre permiten que el tenga el control. No importa a donde las lleven, esa es su esencia dejarse llevar.

Oh! Que maravilloso sería si fuéramos igual que ellas
Si nos dejáramos llevar constantemente por nuestro creador
Dejando que a su vez el cree música para sus oídos con nosotros.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal