Dios como Padre es Sabiduría. Dios como Madre es Amor.
Dios como Padre reside en el ojo de la Sabiduría. El ojo de la Sabiduría se halla situado en el entrecejo.
Dios como Amor se halla en el Templo-Corazón. Sabiduría Y Amor son dos columnas torales de la Gran Logia Blanca.

Samael Aun Weor.

 «El que ríe de lo que desconoce está en el camino de ser idiota».
Víctor Hugo


EL HOMBRE Y LA MUJER

El hombre es la más elevada de las criaturas. La mujer es el más sublime de los ideales.
Dios hizo para el hombre un trono; para la mujer un altar.
El trono exalta; el altar santifica.
El hombre es el cerebro, la mujer el corazón.
El cerebro fabrica la luz; el corazón produce el Amor.
La luz fecunda; el amor resucita.
El hombre es fuerte por la razón; la mujer es invencible por las lágrimas.
La razón convence; las lágrimas conmueven.
El hombre es capaz de todos los heroísmos; la mujer de todos los martirios.
El heroísmo ennoblece; el martirio sublimiza.
El hombre tiene la supremacía; la mujer la preferencia.
La supremacía significa la fuerza; la preferencia representa el derecho.
El hombre es un genio; la mujer un ángel.
El genio es inmensurable; el ángel indefinible.
La aspiración del hombre es la suprema gloria. La aspiración de la mujer es la virtud extrema.
La gloria hace todo lo grande; la virtud hace todo lo divino.
El hombre es un código; la mujer un evangelio.
El código corrige; el evangelio perfecciona.
El hombre piensa; la mujer sueña.
Pensar es tener en el cráneo una larva; soñar es tener en la frente una aureola.
El hombre es un océano; la mujer es un lago.
El océano tiene la perla que adorna; el lago la poesía que deslumbra.
El hombre es el águila que vuela. La mujer es el ruiseñor que canta.
Volar es dominar el espacio. Cantar es conquistar el alma.
El hombre es un Templo; la mujer es el Sagrario.
Ante el templo nos descubrimos; ante el Sagrario nos arrodillamos.
En fin: el hombre está colocado donde termina la tierra; la mujer donde comienza el cielo.

Víctor Hugo


Todo esto inició tras obtener el efecto de mis causas… la decisión llena de Anhelo de encontrar a mi alma gemela; el inicio del recorrido de la senda secreta. Tres años después, ya comprendía que cuanto había aprendido en mi vida, era maya (mente, Ilusión) y que necesitaba ojos nuevos para ver y oídos nuevos para oír… pues de que me valdría buscar a mi complemento si puedo tenerlo frente a mí y no reconocerle.

Desde entonces se ha vuelto más pequeño el círculo y con él la distancia que nos separa se ha reducido. Solo con la transformación viene lo nuevo y la transmutación de lo pasajero en lo eterno.

Al final queda La Verdad… darle Gracias a dios por regalarnos sus Misterios:

“Lo Importante es Dios; y solo a través de del Matrimonio Perfecto llegamos a Dios; y en la entrega a Dios, tras el abandono de nuestras búsquedas y deseos, convirtiéndonos en seres totalmente nuevos, recibiremos la llave de lo Eterno” 

Olv. Lemuria.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal